Viernes creativo: escribe una historia

¿Te atreves a escribir una historia para esta foto de Murad Osmann? Sigue a esta chica y cuéntanos adónde te lleva. Sé imaginativo, no caigas en los clichés.

20130901-232654.jpg

Te invito a dejar tu historia en un comentario en esta entrada, en facebook, en google+, en twitter, en tu blog o donde quieras, el asunto es escribir. Vamos a ver cuántas historias diferentes nos salen.

Anuncios

69 pensamientos en “Viernes creativo: escribe una historia

  1. No era un sitio desconocido, no. Había estado allí millones de veces. Y ahora llevaba de la mano a su chico, con quien llevaba el tiempo suficiente para mostrarle ese secreto tan suyo y que solo unos pocos elegidos conocían de ella: el mundo que se escondía detrás de las puertas de su cuarto de baño. “Ahora”, le advirtió, “ni se te ocurra entrar a hacer pis solo, podrías perderte para siempre”.

  2. – ¡ Buen Viaje ! -.
    Y se llevó mi mano como si se la hubiese otorgado mi padre.
    La agarró con fuerza en un despiste mío, tiró y sin mirar atrás allá que se fue con ella a recorrer mundo.
    Me dolió un poco la verdad. Ahora me resulta más complicado rascarme el costado izquierdo, y el brazo se me ha quedado un poco huérfano.
    Eso sí. Mi muñón recibe puntualmente cada semana y desde una capital del mundo distinta, una postal preciosa escrita con mi puño y letra.

  3. “Follow me”, me dijo con marcado acento estadounidense. Yo, proveniente de la España profunda, lo entendí mal. Ella, una hora después, me denunciaba por violación en la comisaría.

  4. estaba decidida y no pensaba siquiera dar vuelta la cabeza para volver a mirarlo. No importaba cuánta era la fuerza de ese apretón de mano, siempre sería menor que los que había venido recibiendo en los últimos tiempos. Miraba solo hacia adelante sabiendo que el futuro era incierto, que se le desdibujaban las imágenes sin permitirle siquiera imaginar un mínimo proyecto. Pero dentro de su cabeza sabía que podía recomenzar una vez más, no dudó y dio el tirón necesario como para soltarse de una buena vez de Roberto, sus apretones y su triste pasado..

    mi pequeño aporte.
    un saludo

  5. EN RODAJE

    Me dejas sin palabras y aún quieres que sonría. No te daré el gusto ni te montaré una escena, pero me vas a escuchar. ¿Recuerdas cuando nos conocimos? Yo era el protagonista y tú una aprendiz a figurante de escote abierto, aún así, te acogí cuando eras invisible para cualquier objetivo. Te cuidé como a una musa, te ilustré con mi método, te moldeé la imagen que ahora posees e intercedí por ti. No sabes lo exigente que fui para que aparecieras en un plano general, ni el precio que pagué para que formases parte de un plano conjunto, ni claro, tampoco te puedes imaginar las influencias que utilicé para que te concedieran un plano entero solo para ti. ¿Lo recuerdas? Lo hice porque te creí y, lo peor de todo, porque te quería. ¿Y cómo me lo agradeciste? Me embaucaste con tus encantos, conseguiste mi piedad por tu supuesta mala fortuna, me difamaste fuera del encuadre y me vendiste al primer postor que te ofreció un plano americano a cambio de a saber qué. Así que ya puedes irte, farandulera que nunca llegarás a nada, y déjame oculto en este plano subjetivo donde nadie me verá llorar.

  6. Mil cuentos para Amanda

    Tengo guardados tus cuentos. Todos los que imaginé que te contaría. Están en mi cabeza, tras mil puertas, con sus mil llaves y cerraduras. Cuando llegue el momento, me tomaras de la mano y abriremos todas y cada una. Cuentos para dormir, para ver las estrellas, cuentos que enseñan, aunque estos ya no los necesitas, cuentos para reír, cuentos para espantar pesadillas,. Mil cuentos, para mi niña.

  7. ESTRATEGIA
    Tras un paseo por el subterráneo de mis ensueños me abandonas ante el tablero de ajedrez como a una reina. Me arrepiento de haberte hecho jaque-mate. Pero eso será mucho más tarde. Antes debo deshacerme del resto de piezas que pretenden conquistarme. Y menudas piezas, rey. Cuando despierte mañana te enseñaré las reglas que rigen mi juego. Sé que el tiempo invertido en ti merecerá la pena, porque el tic-tac de nuestros corazones, latiendo al unísono, marcará el ritmo de la siguiente partida.

    (A vuelapluma)

  8. CONTINENTE

    Vos tan norte. Tan luminosa, guerrera, deseable, con tus excesivos estados geométricamente delimitados. Vos explotando esa capacidad de dominio que te caracteriza, imponiéndote, irresistible, sobre mi sumisión a contra reembolso.
    Yo, en cambio, tan sur. Tan en el fondo, tan quieto, invisible, con mis partes desordenadas y cada vez más estrechas. Yo agachando la cabeza y la personalidad, acatándote y catándote, irresistible, desde los pies hasta la mirada.
    Y en el medio nuestras manos. Tan paradisíacas, en belleza y sensaciones, tan calmas, transparentes. Nuestras manos uniendo los extremos tan disímiles y complementarios, una latitud neutra que nos coloca a la misma distancia del mágico roce.
    Vos tirando hacia tu otoño. Yo arrastrando hacia mi primavera. Y nuestras manos intentando enraizar, con todas sus fuerzas, en las baldosas del presente.

  9. ADIÓS

    Cuánto deseé oír, “he llegado bien amor, pero ya te echo de menos”.
    O una respuesta a esa notita que te encontrabas dentro de tu maleta.
    O haberte acompañado a esa romántica ciudad, no me habría importado esperarte en el hotel.
    Ahora que quiero partir, que deseo volar por mi, te aferras a mi mano gritando que me quieres, como si no supiera lo quieres impedir… que nunca descubra que la vida se halla detrás de esa puerta.

    Rosy

  10. ¡Venga!
    —— ~ ——
    Donde tú digas; como tú digas; cuando digas tú; por allí si es por allí, que ni para quejarme quiero tener tiempo. Tras tus curvas, esas que me marean y tumban las paredes a tu paso, que hasta la cintura parece estrechársete en este agujero de gusano en el que me has embarcado sin mirarme —gracias—, que me tiene tan encantado que ni me planteo siquiera por qué, mi benefactora, siquiera por dónde, seas tú quienquiera que termines resultando ser.

  11. Vuelta a casa

    Descendió de nuevo por la madriguera y llegó hasta el familiar pasillo. Esta vez enfrentaría sus miedos y escogería la puerta correcta. Su tiempo no se escaparía detrás del conejo blanco. No más dudas en el camino, ni enredos en su mente a la hora del té; ya no se sentiría perseguida por un destino que no deseaba, ni temería por su vida. Ahora Miguel estaba con ella, sujetando su mano con fuerza. Se volvió hacia él y descubrió horrorizada cómo bebía de un pequeño frasco de cristal y empezaba a menguar. Sin poderse contener, Alicia rompió a llorar desconsoladamente.

  12. Por hoy

    Las puertas. Están allí. De nuevo. Piensa. Despacio corazón. Mantén la temperatura hipotálamo. Hay que elegir una salida antes de que el detector de deseos no permitidos advierta la intención, pero ¿cuál? ¿¡Oyes!? Un mar ¿Dónde? Ssssara, Ssssara, chapotea la lengua de las olas sobre la arena exterior de su imaginación. Demasiado tarde, un guardián diez ya sale a su encuentro. Es casi humano. También distorsiona las cosas hasta verlas como le dicen que son. Le toma el brazo y la aparta de su meta. Por hoy, no lo olvides.

  13. Vente, ya hemos empezado, ya temenos un un objetivo, tenemos recursos, buscaremos y compartiremos historias, relatos, será fascinante,buscaremos tanto en las fuentes históricas directas como en las indirectas, en las leyendas incluso, tengo ganas de comenzar, de iniciar un camino que sea largo, lleno de experiencias y sin prisas, es una oportunidad y la tenemos que aprovechar,

  14. El hilo

    Me lleva de su mano, y todavía puedo sentir el calor que desprende y su inquietud al descubrir misterios tras las puertas, aunque yo ya estoy fuera del encuadre. Siento que el fino hilo que nos unía termina de romperse, y que nuestro camino se separa aquí. La suelto y ella avanza, por fin, sola por el pasillo, aunque aún no lo sabe.

  15. Paseo inevitable

    Y me das la mano, me dejo llevar. Me arrastras con suavidad, sin prisas pero con firmeza, por esos paisajes oníricos que se trenzan en los sueños. Todo alrededor está envuelto en una neblina irreal. Lo único cierto es el peso de tu palma en la mía. Al avanzar advierto a un niño que sonríe jugando con la pelota, más adelante el adolescente desgarbado que llora la muerte del padre. Caminamos un poco más y lo siguiente que veo es al joven confuso que no sabe enfrentar los golpes de la vida, unos pasos más y distingo a un hombre maduro al que le cuesta aceptar que fueron las decisiones que tomó las que le han hecho infeliz. Y llegamos al final del camino, tu mano aprieta la mía más fuerte, te susurro que no quiero seguir avanzando, me dices que el paseo ya ha terminado. Todavía me das la espalda cuando te oigo reírte muy bajito y comprendo que cuando vea tu cara entenderé que nadie, nunca, puede rechazar tu mano.

  16. LUZ Y OROPEL
    Deseo seguir adelante y ver la luz que al fondo se me ofrece pero para ello, deberé descifrar las enormes y coloridas vidrieras que a mi paso me reciben, ellas, serán las que me muestren el camino y la verdad a pesar de esa fuerza que tira de mí. Si me quedo tendré seguridad, pero no alegría, tampoco libertad, ni el deseo cumplido de desarrollarme como siempre he soñado. De nada hubieran servido mis años de estudios e investigación, porque el oropel por mucho que brille, apagará toda la fuerza que necesito para vivir.

  17. GO HOME

    No sé a dónde me llevas ni por qué me escogiste a mí ni cuánto tiempo hace que me dejo arrastrar ni cómo vamos a encontrar el camino de vuelta. De hecho, no sé qué cara tienes ni cuál es tu nombre, pero por nada del mundo pienso soltarte la mano.

  18. ¡No¡ , no seas tan precipitada sé que estás impaciente pero dame tiempo de ir junto a ti, siempre es lo mismo tu avanzas tan rápido que no me dejas disfrutar del entorno, sé donde quieres llegar, vayamos con calma, ¿si?, y nada ella continúa tirando fuerte de mi, a su vez yo tratando de resistirme suavemente. Igual es para todo, lo llama ¡vivir¡ y reprocha mi indolencia.

    No le discuto, es más casi nunca discuto es algo que aborrezco, expreso mis diferentes opiniones pero llegado el caso en que se convierta en un tira y afloja es mejor adoptar, la formula mediadora: bien esa es tu verdad y la debo respetar igualmente tú la mía, tratando de conseguir calma y más pasos en nuestro camino de manera conjunta sea: de amistad, familiar, relación amorosa etc…

    En el único punto donde no soy tan equilibrado es en el profesional. Ahí, mi carácter se transforma y me cuesta aceptar mucho la incompetencia tanto mía, como de mis compañeros por la seriedad y responsabilidad con la que nos debemos a nuestro trato con personas y sus necesidades, puedes causar mucho daño y lo tienes que tomar en la medida que corresponde, demasiados seres “débiles” dependen de tí.

    Hay que vivir en un ritmo de decisiones rápidas, no hay tiempo para actuar de otra forma y otras muy reflexivo, sopesando lo mejor y teniendo en cuenta lo peor.

    Es curioso, si lo pienso, no es mi primera relación en la que esa mujer que me tiene enganchado, es más intrépida que yo, y tira, tira de mi hacia sitios o me hace ser de una manera que en realidad me pierdo, el degustar de cada instante, algo que me place sobremanera.

    Mi mente continúa sin parar mientras ella dirige sus pasos tirando de mi y , sí, Mía es muy linda, encantadora, vivaz, ocurrente , pero al igual que su mano esta llena de demasiadas pulseras a mi me satura . Tirando , tirando siempre.

    Demasiadas ordenes: ¡ vamos aquí¡, ¡corre que no llegamos¡, ¡vístete rápido, ¡venga, venga¡ tienes que decidirte ya¡, no perdamos tiempo¡.

    Y luego sus ambiciones que corresponden a su carácter : quiero, deseo, necesito, me es imprescindible, no puedo ni pensar en vivir sin tener…..

    Así, mientras ella caminaba con sus prisas para todo, solté su mano y la deje ir…
    ¡¡ BASTA¡¡

    Autora
    tRamos

  19. AUXILIO

    Cuando logré al fin zafarme de su mano, corrí desesperada por aquella sucesión de pasillos y escaleras que no llevaba a ninguna parte. Tras forcejar todas las puertas que hallé en mi camino, la de la azotea fue la única que se abrió. Toda la ciudad se desplegó ante mí, también ella ensombrecida y llorosa. Parecía invitarme a dar el siguiente paso y yo no quise quedarme atrás; pero entonces su mano (siempre ahí, maldita sea) volvió a sujetarme con fuerza.

  20. Hola, vengo del blog de Theres Charvik Yaileo, que nos recomienda tu blog, ya que ella ha escrito una interesante aportación participando en los relatos de los viernes, me parece muy original éste tipo de actividades blogueras, y lo mismo me animo algún viernes.

    Me quedo descubriendo tu blog.

    Un beso.

  21. REVELACIÓN
    Pretendes llevarme de nuevo a la casilla inicial, cuando tan sólo han transcurrido unos días desde que me escapé de tus dominios. Lejos las torres del castillo, lejos las ataduras de la corte. Has usado desde entonces todo tipo de artimañas para conseguir mi regreso, enviaste a tus peones para que me forzaran a regresar y fingiste estar en peligro. Ahora mismo en un intento desesperado vienes a mí y me muestras primero tus encantos para terminar ante mi negativa por agarrarte enloquecida a mi mano. Pero lo tengo decidido, ya no voy a fingir que mi corazón pertenece a la reina negra.

  22. Lo añado de nuevo con alguna corrección…

    REVELACIÓN
    Pretendes llevarme de nuevo a la casilla inicial, cuando tan sólo han transcurrido unos días desde que me escapé de tus dominios, lejos de las torres del castillo, lejos de las ataduras de la corte. Has usado desde entonces todo tipo de artimañas para conseguir mi regreso, enviaste a tus peones para que me forzaran a regresar y fingiste estar en peligro. Ahora mismo en un intento desesperado me alcanzas y me muestras primero tus encantos para terminar ante mi negativa por agarrarte enloquecida a mi mano. Pero lo tengo decidido, ya no voy a fingir que mi corazón pertenece a la reina negra.

  23. ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODOS!

    En esta entrada se han batido todos los récords del blog en cuanto a visitas, visitantes, comentarios y nuevos lectores (bienvenidos, esta es vuestra casa). Estoy abrumado y entusiasmado a partes iguales y por eso solo sé decir: ¡GRACIAS!

    El próximo viernes, más 😉

  24. Mentirosa

    Suéltame me haces daño, no quiero ir. Sabes, que no me gusta nada las películas que tú ves. Siempre me lías, y cuando estoy sentada en el cine: me muero de miedo. Esta vez no te saldrás con la tuya. Me dijiste que pasaríamos el día de compras, y ya veo que me has engañado.
    -La próxima vez te llevaré a ver, Winnie Pooh.

  25. Le agarré de la mano. Podía durar un segundo o mil metros. Era un contacto que deseaba. ¿Se volvería aterrada, furiosa, o aguantaría ese ataque dulce que sus ojos quizá comprendieran en el momento en que me arrodillara para pedirle perdón e insinuarle que la necesitaba? El vacío del metro parecía conocer el desenlace.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s