Cuento de lunes

El pozo

Mi hermano Alberto cayó al pozo cuando tenía cinco años. Fue una de esas tragedias familiares que sólo alivian el tiempo y la circunstancia de la familia numerosa.
Veinte años después mi hermano Eloy sacaba agua un día de aquel pozo al que nadie jamás había vuelto a asomarse. En el caldero descubrió una pequeña botella con un papel en el interior.
«Este es un mundo como otro cualquiera», decía el mensaje.

Luis Mateo Díez

 

Anuncios

5 pensamientos en “Cuento de lunes

  1. En la desesperación todos los elementos naturales de la persona se atrofian. Pasa el duelo con su emboltorio de sufrimiento y un día y dos ,tres y casi desfalleces ,pero nunca esperas que detrás del cubo de agua quede la intranquilifad de la agonía.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s