Viernes creativo: escribe una historia

¿En qué está pensando este personaje dibujado por el brasileño Feppa? Cuéntanos su historia.

 

 

What I used to know, de Feppa

 

Te invito a dejar tu historia en un comentario en esta entrada, en facebook, en google+, en twitter, en tu blog o donde quieras, el asunto es escribir.

Anuncios

27 pensamientos en “Viernes creativo: escribe una historia

  1. Memento
    Ella estaba aquí hace un momento, estoy casi seguro. Su cuerpo desnudo hacía sombra sobre ese cuadro. No sé qué decía, yo veía salir sus palabras haciendo vaho y no conseguía entenderla. No podía moverme ni decir nada mientras ella hablaba, quizás, del tiempo; sí, tengo un recuerdo de lluvia pero, ¿con este sol? Trato de verla ahí frente a mí y se emborrona su imagen, se difuminan sus líneas. En dos minutos la habré olvidado otra vez, para siempre, hasta que vuelva.

  2. ¿Dónde están mis ilustraciones? ¿Cómo han desaparecido mis folios de la máquina de escribir? ¿Por qué está la luz pagada? ¿Es de día ya? ¿Por qué me han encerrado en una habitación con rejas? ¿Tan loco estoy? ¿Tan desesperado? Pero, sobre todas las cuestiones, ¿dónde está mi pájaro azul?

  3. Líder

    Hace cinco minutos sabía quién era, de donde venía y hacía donde iba. No era tan difícil: treinta años siendo la misma persona le habían facilitado aprenderse la lección. Pero ahora, sentado en esa sala repleta de espejos, procesando la información recibida, sopesando si abrir la puerta o dejarla entornada, podría ser cualquier persona menos el tipo al que llaman Damián, otros Panocha, Bombón su amorcito, Alvarito Pa pá o su jefe, a gritos, Peláez; y que todos confluyen en el desgarbado que juega al baloncesto, bebe cerveza negra, trabaja como telégrafo o padece la pesadilla constante, y ese es el quid de la cuestión, de una playa tormentosa, un bote a la deriva, su mujer, su bebé y un pescador ciego engullidos por la mar, mientras él lucha en la arena con cangrejos gigantes, hasta que unos brazos le cogen para lanzarlo al aire una y otra vez, una y otra vez… Y en su mano está la posibilidad de saber por qué, de conocer su verdadera identidad y de cambiar su destino funesto con sólo una firma, como así le ha asegurado el terapeuta que le viene tratando sus jaquecas y que domina el cerebro humano como nadie.

  4. Aerostático

    Cuando nos mudamos a la ciudad, mamá mandó poner rejas en las ventanas de mi cuarto. Tenía miedo de que saliese volando por la ventana y que con tanta antena y chismes por los tejados, la cuerda con la que me sujetaba cuando vivíamos en el campo, cuerda que ataba a mi tobillo, se liase y no pudiese recuperarme a tiempo para la hora de la cena. Una vez me enredé en el manzano de la huerta y pasaron horas hasta que me recuperaron de entre sus ramas. La sopa se espesó y quedó como engrudo en la cazuela y el filete, que teníamos de segundo plato, estaba duro como una suela. Recuerdo que ese día también había arroz con leche de postre y que mamá tampoco dejó que lo comiera no fuera a ser que con el susto me cayera mal en el estómago. Protesté, tenía hambre, pero no hubo manera. Me fui a la cama sin cena. Ahora ya no surco el cielo, si acaso un pequeño vuelo hasta el techo. A cambio mamá ha llenado mi habitación de fotos con nubes, para que no lo extrañe tanto.

  5. Error

    Ahora me doy cuenta que el odio no lleva a ninguna parte. Es cierto que sufrí mucho por culpa de ella,mi patrona la concejala. No había ningún motivo para que me tratase como lo hizo,solo por el hecho de ser distinto. Pero ahora que tengo todos los objetos que mis colegas han robado de su casa, me pregunto:¿para qué los quiero?, esa cabeza de ciervo horrible, la televisión como la de mis abuelos, esos cuadros espantosos que nadie querrá colgar en sus paredes, y sobre todas las cosas, esa sensación de vacío, de inutilidad, que en lugar de calmar mi rabia, la aumenta…

  6. Hiperrealismo

    Eras una ninfa en un bonito lago de aguas cristalinas. Un buen día desapareciste y me dejaste un pequeño pez naranja, y el piso inundado. Cuando he llegado a casa, he buscando al ángel que pinté en mi cielo raso, pero solo estaba este pájaro azul, y las nubes amenazan con una tormenta. Estoy dispuesto a encontrarte en el mismo infierno si hace falta; aunque primero voy a sacar de aquí todo lo que pueda arder. Por lo que pueda pasar.

    • Un microrrelato con mucho arte y, no solo por el título, sino por el juego que realizas entre la realidad y la ficción con ese realismo mágico tan bien aplicado. Además esas imágenes que propones son muy poéticas y ayudan a componer un cuadro precioso.

      ¡Muy buen trabajo, María!

  7. EL AGÓNICO DISCURRIR DEL TIEMPO
    Paso las horas, los días, los meses sentado frente a estos malditos espejos. Sé que fue a través de uno de ellos por donde me abandonaste. Desde entonces me consume la duda. Todos iguales. Todos cubiertos con un cielo azul, repletos de nubes algodonosas como a ti siempre te ha gustado. Temo decidirme por uno y errar, perdiéndote así para siempre. Por eso sigo aquí, cobarde y envejecido.

  8. El sitio de las cosas

    Él no parece triste. Desconcertado un poco, puede ser, o simplemente no le termina de convencer la nueva distribución. Mira el televisor y lo ve demasiado bajo, claro, y también necesitaría un sofá, una mesa baja, un mueble para la máquina de escribir. Ella se lo ha debido de llevar todo y él trata de recomponer su vida, empezando por el salón. Muy típico.
    Me encanta el nuevo armario para llaves que he comprado, da mucho que pensar. No sé que hice con los dos tiradores que venían aparte, pero he decidido que no los voy a colocar. Taparían una parte de la imagen, de la historia que contiene. Deslizando los dedos por abajo o por arriba conseguiré separar las dos hojas de la puerta con facilidad.
    Ahora que lo pienso, quizá sea demasiado grande el armario para un solo juego que contiene apenas dos llaves.

  9. INTEMPERIES

    La mañana se infiltró en la habitación y se posó sobre las tablas crujientes del suelo, sobre los abandonados murmullos de mar, sobre las nostalgias escondidas bajo el tapete familiar. Caminó entre placeres postergados y le arrimó sobre el hombro, a ella, un gorjeo cálido. Ella, despeinada de cantos y asombro, se sentó a soñar.
    Ya no encontró reflejos descoloridos en los espejos, ni desgracias gritadas desde el televisor, ni ausencias en cada rincón. Sólo descubrió, niña, formas en las nubes que se recortaban sobre un apócrifo cielo celeste. Lejos de un horizonte sumergido entre prismas de cemento y adoquinados atestados, acarició el cielo. Un inesperado cielo interior.

  10. Sin desenlace

    Una voz suena lejana.
    -¡Leslie! ¡Leslie! ¡Sácame de aquí!
    Absorto, él ni la oye. De nuevo la llamada.
    -¡Leslie! ¡Leslie!
    Poco a poco la voz se va difuminando.
    -¡Lessliiie! ¡Leeees…!
    Él lleva su mano a la cabeza, se rasca, después mirando alrededor descubre la máquina de escribir y piensa: ¿dónde habré puesto los folios? Creo que estaba escribiendo algún cuento. Pero ahora no recuerdo de qué se trataba.
    Sí, a… ali… ¡Alicia! ¡Eso es! Escribía sobre Alicia y había cruzado un espejo.
    Eso estaba escribiendo, y ahora ¿cómo la traigo de regreso?
    No encuentro la manera, mis pensamientos se escapan por los intersticios de la alambrada, no consigo coordinarlos.
    Encenderé ese viejo televisor, a ver si puedo seguir su rastro. O daré de comer al pez, al pájaro, echaré agua a la planta y me tomaré el café. Sacaré los zapatos a la ventana, pues creo que su olor es la que me impide pensar. Después buscaré un buen final para este cuento. ¿O no era un cuento?

  11. TV

    Todos los espejos, los cuadros y las ventanas le mostraban un pedazo de cielo, con nubes pasajeras que formaban figuras arbitrarias, imágenes sin sentido. En eso último se parecían a la caja boba.

  12. DESCONEXIÓN: Aveces creo estar a la deriva, me ahogo,igual que los peces que no le cambian el agua ,! O será mi saliva putrefacta, por momentos me rallo y estaría dispuesto a relevar el vuelo a este pájaro, igual que un maleante intentando el minimo descuido para enganchar sus uñas en mi piel .-Me niego a ser observado por tantos ojos,todos ellos mirando como balas a su destino;necesito tiempo pata tapar sus miradas indiscretas, como hice envolver los ojos de ese reno decayente de la parez, ya casi ciego. No no fuerces la situación,y escucha no te pongas borde.! Parece decirme el rostro de la calma a través de los espejos!.Al menos te gusta el café, por si las moscas dale su ultimo festín a los peces-.Y fesenchufate, pon en ambar el transmisor de tu cabeza,y sientete nulo,apagado, gris ,haciendo juego con la pantalla del Tlvisor sin energias,sin poder dar mas de si,vivió demasiado,-gira a 80* grados tu cabeza y reposa en el sofá…. tranquilamente….”que la providencia “.aún no te ha dicho su ultima palabra.

  13. Nubes

    En su mundo de felpa, de colorido terciopelo, nunca encuentra lo que busca. Cada uno de los objetos se solapa al siguiente creado una malla demasiado antinatural. Su cabeza hace tiempo no discierne entre la realidad de lo cotidiano y lo cotidiano de la locura. Allí, sentado en una silla imaginaria más real que lo que le rodea, piensa si las nubes reflejadas en los cuadros y los espejos son realmente nubes en cielos o azules o toscos nubarrones que amenazan con llover sobre su cordura.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s