Viernes creativo: escribe una historia

¿Qué tal las vacaciones? ¿Nos cuentas alguna historia viajera inspirada en este dibujo a bolígrafo de Jaume Montserrat?

 

 

Autostop 2: Lima, por Jaume Montserrat

 

 

Te invito a dejar tu historia en un comentario en esta entrada, en facebook, en google+, en twitter, en tu blog o donde quieras, el asunto es escribir.

Anuncios

11 pensamientos en “Viernes creativo: escribe una historia

  1. Las mejores vacaciones, de ti, mi amor

    Te prometo las mejores vacaciones de tu vida, le dijo Ataúlfo a María Rosario justo antes de salir con la maleta por la puerta de su vida. Y es cierto que ella lloró como un bebé, que bebió litros y litros de todo lo que encontró que sabía a colonia. Pero una mañana se despertó otra y se dio cuenta de que cualquier cosa era mejor que seguir esperando a que ese hombre intentara girar de nuevo la llave de sus desesperos. Hizo su maleta y se fue a ninguna parte, para siempre.

  2. Huida hacia delante

    En un tiempo muerto de la redacción, Lola relató sus vacaciones en Andratx y el rollito que había mantenido con un alemán de Bonn. Berto solo nos manifestó que aún sufría agujetas por el desenfreno vivido en Sitges. En cambio, Paloma compartió su viaje familiar a Eurodisney, documentándolo, incluso, con fotografías. Y no recuerdo cuántos más hablaron antes de que Carlos, mi compañero de sección, me disparase «¿Y tus vacaciones, Morales?». Me quedé en blanco, porque no esperaba que me preguntasen, dada mi condición de recién contratado, y balbuceé «Ávila». Me fijé en el semblante mustio de sus caras, en su decepción. Qué idiotas, pensé, y añadí «un festival de rock». Y alguien replicó «pues vaya». Entonces, abochornado, les describí a Olga, una rusa despampanante que conocí en esos días. Y ya no me detuve. Les conté como nos entendíamos a base de mímica. Los cubalitros que nos tomábamos. Lo curioso que me resultaba que supiera tararear las canciones de Extremoduro. Los arrumacos que nos marcamos en el concierto de Barón Rojo o lo fogosa que era dentro de su tienda de campaña, entre otras intimidades, que si quieren ellos pueden reproducir, pero yo no. Finalmente me callé, sin apreciar en sus caras el suficiente asombro. Así que quise culminar y les susurré «es una espía del SVR». Como protagonista, les narré, a qué mala hora, un agosto repleto de aventuras por toda España, huyendo de unos mafiosos, con tal ímpetu y riqueza de detalles, que desde entonces nunca pernoctamos en la misma cama, cada año cambio de identidad, he escapado de la muerte en dos ocasiones, entre miles de peripecias más, y Olga ya me ha enseñado a preparar la auténtica ensaladilla rusa. Y en el periódico, siendo mis cómplices, están encantados.

  3. Destilar tu esencia.

    Esto también es definitivo,
    indeleble como un trazo de pluma,
    firme como el pulso que me encuentra.

    Tu espalda marcha, calleja ¿dónde?

    Te vas aunque no quiera.
    Has reescrito el bolero para mí.

    Entonces,
    Gris en horizonte que se desarma
    -Tampoco hoy me interesan los detalles –

    Consuelo
    de primer plano para mí,
    vibrante incompleta.

    http://veronicaboletta.wordpress.com/

  4. A pasitos

    Recorriste
    -a pasitos-
    la distancia infinita
    entre tu boca y la mía.
    Doblaste el mapa
    hasta hacer coincidir
    dos puntos tan lejanos,
    tan distintos
    entre tu corazón y el mío.
    -A pasitos-.
    Sin prisa, sin pausa
    hasta quedarnos sin aliento
    hasta sudar todas las lágrimas.
    No hay ciudades lejanas
    entre tu cuerpo y el mío.
    Somos pueblos vecinos.
    -A pasitos-
    Entre tu lengua y la mía,
    no hay distancias
    ni vergüenzas.

  5. Tentación

    Tenía la disyuntiva de elegir entre pasar la tarde en la playa, junto a las bellezas que allí se asoleaban, o caminando por el casco histórico de esa ciudad.
    Elegí caminar, dar un paseo por la antigua ciudadela. Después de todo, había ido para conocer eso, no para sucumbir entre chicas en bikinis y daikiris. Pero debo confesar que mientras recorría las calles, lo que pretendía haber dejado de lado se aparecía ante mí como espejismo.

  6. CREATIVIDAD
    Plasmaste tu ciudad, pero te faltaba lo que siempre decías era el culmen. Por eso y sin perder un segundo de inspiración, cogiste el rotulador de los prodigios (siempre lo llamaste así) y la grandeza la fuiste creando, quedando esas piernas soñadas entre tu pequeñez. Lo que nunca imaginaste a pesar de tu enorme inventiva, es que resaltas.

  7. Asalto
    Me calcé mis zapatos de gamuza para recorrer tu paisaje. Despacio y sin ruido caminé por la yerba fresca que cubre tu piel. Con el ánimo de abrir nuevos caminos, de explorar cada rincón, de descubrir selvas ignotas, de conquistar cumbres, de profundizar simas, emprendí este viaje seguro de conquistarte, para acabar, sin embargo, rendido a tus pies.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s