Cuento de lunes

ELLOS

Al término de la guerra, él pasó a Francia, como tantos otros, y fue recluido en un campo de refugiados próximo a Pau. Allí conoció a una mujer, una francesa muy joven que le dio un niño. Se llamaba Margarito y murió infante.

Al término de la guerra, ella volvió a Madrid y licenció a los niños de la colonia. Su piso estaba ocupado por una familia así que se instaló con una hermana de él. No podía ejercer su profesión de maestra porque las nuevas autoridades la habían inhabilitado.

En el año 62, él regresó a España y la visitó en su casa, ya recobrada. Le contó lo sucedido. Se separaron. No podían hacer otra cosa a los ojos de la sociedad. Pero algunas tardes de otoño, cuando había mucha gente por las calles, se encontraban frente al escaparate de una ferretería y miraban las novedades con un extraño detenimiento.

Pablo Gonz

Me hace mucha ilusión traer aquí a Pablo Gonz. Primero, porque es un escritor como la copa de un pino o más. Y, en segundo lugar, porque el primer libro de microrrelatos que leí fue su La saliva del tigre, libro del que he elegido este cuento. Si no lo conocéis (lo dudo) y os apetece tener su libro, pasad por esta página y haceos con él. Pero ya.

Anuncios

3 pensamientos en “Cuento de lunes

  1. Pues no lo recordaba, así que muchas gracias. A mí también me hace ilusión encontrar aquí a Pablo Gonz, y ser comentarista top 🙂
    Abrazos a pares

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s