Cuento de lunes

Tiburón

Intenta gritar pero solo consigue que de su boca salga un susurro: hay un tiburón debajo de la cama. Su voz le suena extraña, como el crepitar de una radio mal sintonizada. ¿Por qué no me hacen caso? Cree que si se mueve, el tiburón le irá mordiendo los dedos de los pies, seguirá con las manos y después de con las orejas.
Por eso se queda quieta. No moverse, no respirar. Tal vez el tiburón desaparezca, como otras veces. O, peor, podría traer a su amigo el cocodrilo, y entre los dos darse un atracón con ella.
La miro desde el cristal. No ha comido nada, me ha dicho la enfermera, lleva toda la noche hablando y las gotas del sedante no le han hecho efecto. Pobre mamá, no sabe que el tiburón ya se la comió hace meses, que solo dejó su pesadilla, enrollada como una monda de naranja bajo la sábana. Su pesadilla es todo lo que queda de mamá. Hasta que vuelva el tiburón a terminar el festín.

Este cuento está escrito por Araceli Esteves y se incluye dentro de su libro Fisuras en el aire. Para comprarlo (¡debéis hacerlo!) os tenéis que poner en contacto con su editor o pedir a vuestra librería de cabecera que lo solicite.

Anuncios

4 pensamientos en “Cuento de lunes

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s