Viernes creativo: escribe una historia

El Burning Man Festival es un acontecimiento artístico que se celebra al final del verano en el desierto de Nevada. Durante una semana, los participantes conviven en una ciudad efímera y desarrollan su creatividad en numerosas actividades. El fotógrafo Victor Habchy estuvo en su pasada edición y se trajo un buen puñado de fotografías.

Os traigo cuatro de esas imágenes. Son muy diferentes entre sí. ¿Cuál os sugiere una historia?

The-last-Burning-Man-festival-through-my-eyes23__880 The-last-Burning-Man-festival-through-my-eyes3__880 The-last-Burning-Man-festival-through-my-eyes22__880

Te invito a dejar tu historia en un comentario en esta entrada, en facebook, en google+, en twitter, en tu blog o donde quieras, el asunto es escribir.

Anuncios

36 pensamientos en “Viernes creativo: escribe una historia

  1. EL FIN
    No hubo tiempo para nada. La niebla que anticipaba el caos nos absorbía y el fin se acercaba a nosotros. Cogimos las pocas pertenencias que nos quedaban, montamos en las bicicletas y huimos del claro que en las últimas horas habíamos considerado nuestra casa. Éramos los únicos pobladores humanos del planeta. Olíamos a muerte y los buitres lo sabían.

  2. FOTO PRIMERA

    AROMA DE MAR Y TIERRA

    Y se hizo de día… Los primeros brotes cálidos y tenues del sol, fueron los últimos que acariciaron sus cuerpos. Ovillados en la arena, perdidos el uno en el otro y encontrados en la mirada, tuvieron que decir adiós.
    Lo que había sido un elíseo de vida, por unos instantes hermosos en la oscuridad, ahora se mostraba árido y baldío.
    Recogieron sus ropas, que dispersas por la arena, estaban colmadas de minúsculas partículas de tierra y ternura, y sin atreverse a pronunciar palabra, se fueron vistiendo pausados, ruborizados por la imagen del deseo que habían protagonizado bajo un piadoso silencio, en una noche cuajada de estrellas.
    Un aroma azulado con tintes de mar, se había impregnado en sus prendas, e inspirando y exhalando lo que podían de ellas se fueron alejando.
    Uno hacia la costa, el otro hacia la sierra… Pero los dos encaminados hacia un mismo recuerdo.

    • Me pregunto cómo llegaron allí y por qué se fueron cada uno por su lado.
      Quizá con otra imagen, algún día nos lo cuentes. Me encantaría.

  3. Foto primera :
    Simple

    Tanta estructura , nos trasformó en paganos del Amor , tanta sapiencia , nos perturbo la mente y los ojos solo ven el cascarón del alma ; como si ésta no existiese o como si fuera ajena o utópica
    así llegamos a hoy , con un sentimiento de despojo y soledades , buscando fuera lo que viene incluido en nosotros mismos desde siempre . Todo lo demás sobra . JP.

  4. TODAVÍA

    Nunca supimos cómo había llegado ni de dónde. Tampoco se quedaba mucho tiempo, pero a esas alturas ya sabíamos que siempre volvía. Entraba en las casas como si cada una fuese la suya y se movía por ellas con una extraña familiaridad. Se sentaba silencioso a la mesa y miraba. Jamás pronunció palabra.
    Con el tiempo nos acostumbramos a sus presencias y ausencias sin ser del todo conscientes de que, igual que la lluvia, cada una de sus visitas modificaba el paisaje.

    Ayer llegó arrastrando un extraño cachivache que emitía un ruido sordo al moverse, como un sonido bronco de campanillas. Al oírlo, todos los vecinos salimos a mirar. Nos invitó con gestos rápidos y precisos a que lo siguiéramos. Asombrados, comprobamos que, de cerca, parecía una enorme bicicleta. Mientras unos nos subíamos a ella con curiosidad, los demás fueron a buscar las suyas. Y fue entonces cuando el niño echó a correr y una brisa suave comenzó a empujarnos cada vez más y más arriba, hasta terminar sobre las nubes. Corríamos y corríamos y los pájaros unían sus gorjeos a nuestras carcajadas. Y el tiempo voló.

    Hoy no ha venido. Todavía.

  5. FOTO 2
    Tanto tiempo en calma

    No nos sirven las velas para seguir adelante, nos frena este mar de arena que hoy es nuestra vida… Por más que sopla el viento nada avanza, ni siquiera se mueven las nubes. Todo es quietud en ésta vida en calma, en esta eternidad sin futuro ni esperanza.

    Tenemos que buscar una salida, buscar un mar bravío donde botar el barco, un mar en el que navegue contra el viento, aguas en las que bañarse y sentirse vivo, sobreviva o no al embite de las olas…

    Ninguno de nosotros pensó en las viejas ruedas o en las bicicletas que quedaron amarradas en algún lugar de la proa… ¿o era la popa? ¿a babor?¿a estribor?… Tanto tiempo en calma que ya olvidé todo de esos mares, olvidé cómo se nombran los vientos, las estrellas, los lugares del barco, las artes de navegación y las rutas a cualquier lugar… Tanto tiempo en calma…

    Carmen Martagón ©

  6. Desorientados (Foto 2)

    PRACTICAR SENDERISMO ES UNA DELICIA PARA LOS SENTIDOS, aunque hacerlo en compañía de mi mujer se convierte en una pesadilla. A las pruebas me remito. «Derecha; mejor izquierda. Por el sendero rojo; el verde». Basta con que elija un camino para que ella me lo discuta. En definitiva, que por no oírla y seguir sus indicaciones, nos hemos perdido en la Sierra Calderona. Cinco días llevamos caminando, a veces en línea recta y otras serpenteando, para solo detener el paso cuando la luz se apaga en el cielo y nos obliga a resguardarnos del frío. Hasta hace un momento, mi preocupación era relativa, confiaba en que todas las sendas concluyen en las inmediaciones de un pueblo o, que el destino nos guiaría hasta nuestro coche, pero ya no sé muy bien qué pensar. Acabamos de cruzarnos con una pequeña carabela en medio de una amplia pista forestal, que porteada por unos soldados, yo diría que aragoneses por sus escudos en el pecho, nos han preguntado en castellano antiguo. «¿Vuestra mercedes, saben dónde se encuentra las Indias?». Desconcertado y temeroso, todo hay que decirlo, he improvisado para señalarles que detrás de aquel pico la encontrarían. Quiero pensar que me entendieron, pues se han marchado arrastrando la embarcación, directos hacia la cima y nosotros hemos recuperado el resuello. Mi mujer, entonces, ha amenazado con corregir mi explicación, pero mis ojos, entre la furia y la amargura, la han acallado. ¿Dónde estamos?

  7. MACHINA ANIMATA (foto 3)

    Tras el aguacero era menester secar las ropas y las almas. Para las primeras usábamos la secadora, pero las almas —mucho más delicadas— encogían y se acobardaban, por lo hubo que idear otro sistema. El inventor del artilugio —un ingeniero con aspiraciones poéticas— lo había concebido como un azud que extraía el agua de las ánimas y la vertía sobre los campos sedientos.
    Todo fue bien al principio y las cosechas se multiplicaron, pero los efectos de la fuerza centrífuga sobre el espíritu no habían sido convenientemente estudiados y, a las pocas vueltas, las almas —mareadas unas y enardecidas de adrenalina el resto— salieron volando con destino incierto, quedando la noria huérfana y los hombres, desnudos.

    • Es genial!!! Cargado de creatividad. Pongamos a secar las almas, con cuidado de no pasarnos en las vueltas. Me encantó el relato.

  8. (Elijo la segunda imagen)

    Océano de arena

    Partimos temprano hacia otro puerto. El océano se veía enorme, y me percaté de que tardaríamos un largo rato en llegar a destino; si bien no íbamos a atravesarlo todo sino hasta una isla, haríamos unos cuantos kilómetros. Así que, aproveché para dormir.
    El océano comenzaba a carecer de agua. El viento inflaba las velas de la nave y nos iba internando en un desierto de arena. Nubes, otrora blancas, se tornaban negras. La oscuridad cubría el lugar. Tempestades amenazantes me convidaban a un duelo con algo antropomorfo que me perseguía a mí, desconociendo yo la razón de ello.
    “Mi nombre es Sandman, el hombre de arena”, dijo una voz gutural que parecía provenir de ese ser.
    Desperté aún en el océano. Miré a mi alrededor. Me informaban que pronto llegaríamos.

  9. Amor
    El príncipe se enfureció cuando supo que su prometida tenía un amante. Enfurecido, ordenó que la ejecutaran. Sin embargo, acabó urdiendo un castigo mucho peor. Hizo que la llevaran al desierto junto a su amante. Los subieron allí. Estaban cerca, se veían. Al mismo tiempo, era imposible que se tocaran. Allí los dejaron. El príncipe se olvidó pronto de ellos.

  10. LOVE

    Construimos nuestro amor con agujeros, para que corriera el aire, para que respirara. Nos prometimos no quedarnos ni un minuto más del necesario, no amar por obligación. Irnos si algo en la vida nos llamaba más, sin mirar atrás. Nos despojamos de lo que no nos pertenecía, que era todo.

    Y qué os diré, que aparecieron otros y otras, que la vida nos llamó muchas veces y que fuimos a por ella, pero también que volvimos siempre. Pero quién sabe qué ocurrirá mañana.

  11. Cuando los elefantes sueñan con la música.

    Todos veloces en un circo,
    libre
    de presas.
    Una vida,
    ilustrada
    de fechorías,
    tiernamente alcanzada.
    Deseo
    indomable,
    salvaje,
    de amor, a lo lejos,
    la música oían.

    [perdón a los poetas, no lo soy]

  12. Hola, elijo la última imagen

    LOS PORTADORES DE ABANICOS

    Unos dicen que son músicos hechizadores. Otros dicen que son pintores de otra vida y hay quien dice que son magos.

    Lo cierto es que los Portadores de Abanicos son todo eso a la vez, traen la luz cuando lo que te rodea es sombra.

    Unidos como una familia, son ambulantes y llevan consigo montones de maravillosos Abanicos que muestran a aquellas personas que se encuentran con los pies al borde del abismo o perdidas en un laberinto sin salida. Son grandes Abanicos de posibilidades, de caminos, de mundos, de países, de formas de vida, de oficios, de cosas para aprender, de gestos, de historias, de comidas, de músicas, de saludos, de formas de besar, de experiencias, de seres vivos, de formas de manifestar el amor, … de todo aquello que puedas imaginar.

    Aparecen en los momentos oscuros,

    envueltos de una luminosa nube de carcajadas

    y de risas de algodón.

    Hay quien dice que los acompaña una música que, cerrando los ojos, además de oírse, se puede saborear, oler y tocar.

    Si alguna vez los ves, ve con ellos. Es su forma de invitarte a unirte a su familia y seguir adelante, abandonando la vida que deseabas dejar atrás.

    Los Portadores de Abanicos aparecen cuando tu alma manifiesta un lamento profundo. Ellos oyen tu lamento como un balido, y acuden con su halo de risas. Primero, irrumpe en tu vida un murmullo alegre que únicamente llama tu atención. Después el murmullo deja de ser murmullo: se instala en tu pecho y riega tu corazón que, feliz, pinta con su paleta de colores una sonrisa imborrable en el lienzo de tu cara.

    Pasarán ante tus ojos, con su luz, con su música sensorial, con sus risas y un lugar para ti que verás enseguida. No te dirán nada.

    Será tu decisión entonces ocupar tu lugar o no,

    ver los abanicos y vivir tu vida, o no.

  13. Pues venga, que no se diga…

    Bodas de, ceniza
    Cada uno en su rincón, encaramados sobre lo que fuimos, como aves de rapiña, esperando la muerte definitiva, para devorarnos los restos.

    Erial
    Hacía décadas de la desaparición de la última gota de agua, pero seguíamos como si nada.

    Extracción de la muela del juicio
    —Siempre me han parecido unos instrumentos muy, muy peligrosos. Si las armas las carga el diablo, esto es un arma sin duda: con todas esas varillas que giran, esas puntas afiladas y esos garfios. Son feroces, ha visto cómo se atacan unos a otros en las aglomeraciones.
    —De acuerdo, de acuerdo, pero estese quieto, y callado, o no podré coserle la boca.

    Burbuja
    Acabado el verano todos emigrábamos al sur.

    Ea!

  14. Para la foto 4

    La llamada
    Primero las oímos lejos, un rumor que fue creciendo conforme se aproximaban, y cuando estuvieron sobre nuestras cabezas, su gruir se volvió tan intenso que nos hizo mirar al cielo para descubrirlas volando sobre los tejados. Las grullas regresaban a su hogar en el norte, como cada año en febrero. El niño en el arenero fue el primero en reaccionar: la vibración de su canto le puso inmediatamente en pie, arrojó la pala al suelo y salió corriendo tras ellas. A él le siguió su padre, y una perrita que arrastró con la correa a su ama, la abuela del abrigo negro, emocionada con esas alas que parecían haberle crecido en los pies. En cada esquina nos incorporamos a la carrera otros más, también se nos unió el ciclista y el señor con el carrito de la compra, y hasta la mujer ensimismada, que gracias a la llamada de las grullas volvió a percibir el mundo. Y así fue como todos, impulsados por su gru-gru envolvente, abandonamos la ciudad en busca de la primavera.

  15. LOVE. 1º Imagen: THE LOVE No lo hubiera imaginado nunca,pero “LOVE”estas en mi , y que quereis .¡Echar por el retrete que the love desaparezca¡ ¡ PUES MIRA NO ¡ Sera mi culpa , o mi delirio mi ser unico , lo que siento, que sin buscarte yo te encontre. _ Hacia frio de esos que hielan las palabras ,saltitos, palmadas con palmadas y baho que sale de la boca podia unirse a la bruma , el dia solo gris ,¡solo la dicha de encontrarte¡.Tu como los gatos negros ,- alli subido, en los cuatro zancos de hierro -que formaban nuestro Love , agujeros igual que ventanitas masticaban el aire , y lo reventaban en hierro fundido , oblicuas figuras salian del obrador de tu Herreria , y de ti saltan chispas , que yo apago .Se que en tu manifacturia -petrolifica arrancas petroleo a las entrañas de la tierra tu oro negro le llamas ,y desde la otra orilla consegui subir a la ultima letra “LOVE”ya tengo en espera los canales que me traeran tu love y que ¡ que me importa comvertirme en una refineria por tu “AMOR” .

  16. Remolino (foto-3)
    El circo del Señor Aniceto había llegado a la ciudad. Recuerdo, que todos mis amigos iban a contemplar, aquella actuación. Todos menos yo. El miedo me obligaba a meterme bajo la cama, y aún con el paso de los años, he de reconocer, que todavía no lo he superado.

    Apuesta (foto-4)
    Ninguno de ellos imaginó, que el pequeño Tomás acabaría ganando la carrera.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s