Viernes creativo: escribe una historia

¿Qué os sugiere esta ilustración de Camille Witt?

Camille Witt

Cosmos bath, Camille Witt

Te invito a dejar tu historia en un comentario en esta entrada, en facebook, en google+, en twitter, en tu blog o donde quieras, el asunto es escribir.

Anuncios

14 pensamientos en “Viernes creativo: escribe una historia

  1. Cuando la noche caiga, me daré un baño de estrellas.
    Cuando me sienta sola, ellas cubrirán mi espacio de sueños.
    Cuando me deba marchar, un hueco tendré cerca de ellos.
    Cuando sientas mi llamada, abriré mis brazos, mientras tú llegas.

  2. Siete noches

    Recuerdo cuando volvimos de Casablanca. Pasamos años allí que nos parecieron días, fueron como unas vacaciones pero había sucedido la vida. Yo aprendí el ritmo de tu respiración durante el sueño, supe cómo cambiaba el color de tus ojos cuando se te llenaban de recuerdos de cosas que no sabías que habían existido. Casablanca cambió la textura de todo, de nuestros cuerpos, más ligeros, sin cargas del pasado. Pero a veces una ráfaga de aire, de lluvia que nunca caía, nos sacaba de allí.
    Finalmente, pese a todo, tuvimos que volver. Tú no querías cambiarte la chilaba, volver a la oficina, a los clientes insatisfechos. Yo no quería ni tocar el móvil, que volvieras a ser un nombre escrito. Cristal líquido.
    Cuando volvimos de Casablanca fue cuando creo que tuvimos conciencia de que habíamos estado allí, de que había sido posible y no un sueño más.
    Fuimos voces entre la arena. Fuimos lo que queríamos ser.

  3. Sólo recuerdo una noche como aquella. La vía láctea allá, y tú. Sonreías. Dormías. Te abriste de brazos y me najé de la cama. Te dejé sola. Inspiraste con profundidad. Susurraste un nombre.
    Sólo aquella noche me viene al recuerdo.
    Solo. Desde aquella noche.

  4. Me faltan pedazos de ti. En mi sueño vuelas rota, dormida, sin mí; yo solo soy estrellas que pretenden unir tus fragmentos. Estoy, como ahora, lejos y buscándote. Sé que mis caricias no te son suficientes, sé que me echas de menos huyéndome. Yo nada soy sin ti al completo aunque solo tenga derecho a tus fragmentos. Devuélveme lo que no alcanzo a tocar. Acércate, sé conmigo aunque no pueda completarte.

  5. El cuerpo de Camille llegó una noche al embarcadero, cubierto tan solo por el reflejo de las estrellas y la luna que, desde el cielo, enviaban su imagen hacia las oscuras aguas de la bahia. Flotaba dulce, con el vaivén suave de la marea. Si no fuera porque yo mismo le arrebaté la vida siete años atrás, hubiera jurado que estaba dormida.

  6. Trozos

    Dicen que cuando te mueres tu fantasma vaga con la misma ropa que llevabas al morir. Nadie le dio crédito a tal afirmación, principalmente, porque para hacerlo, había que creer en fantasmas. ¿Quién tiene tiempo de ocuparse del mundo de los muertos?
    Yo dedicaba mis días a trabajar para poder pagar las facturas. Por la mañana limpiaba todas las casas que me salían y por las tardes me mataba tras la barra del mugriento bar del parque. Me mataba… tiene gracia. Pero una gracia cargada de ese humor negro que tanto gusta a algunos. Me mataba para sacar adelante a mi hijo casi treintañero. Drogadicto y esquizofrénico. Estaba convencida de que estaba bien. Era una época tranquila. Él se medicaba, acudía a terapia. A los talleres de la Asociación y todo fluía.

    Me equivoqué y no supe ver lo que venía. Ahora hay partes de mi cuerpo metidas en recipientes de plástico en el congelador. No sé por qué, pero se los come. Quizá es una forma de honrar mi paso por la vida o algún tipo de sacrificio que no entiendo.
    No lamento la muerte. Lo que yo tenía no se puede calificar ni de vida. Lo que sí es un fastidio es este cuerpo hecho trozos que me ha dejado para la eternidad. Vago por las nubes y las estrellas hecha cachitos. Yo le di la vida y él me la quitó sin pestañear.

    Nunca sabré qué pasó por su mente rota. Quizá alguna voz le dijo que lo hiciera. En cualquier caso no se está tan mal. Salto de estrella en estrella y ya no me tengo que preocupar…

  7. Nocturno
    Soy ave nocturna. Adoro las noches. No, no pienses que es porque me gusta salir de fiestas o saraos, que también. Lo que me gusta es meterme entre las sábanas y ponerme a soñar. Cierro los ojos y dejo que mi cuerpo se haga liviano, que sea tan ligero que la atracción de la tierra no pueda retenerlo sobre ella. Poco a poco me dejo llevar, me voy elevando y es entonces cuando mi dicha se hace manifiesta. Puedo visitar lugares lejanos, tocar cosas prohibidas, descubrir tesoros escondidos, llegar hasta las estrellas y, cubrirme con su polvo estelar. Y, antes devolver a mi cama, a su soledad, hacer una parada en tu ventana, desde donde velo tu sueño. Lástima que hayas elegido otra pareja con la que soñar.

  8. MUSAS Y ESTRELLAS

    Se empeñaba en tratar de crear poemas y se desesperaba cuando los versos no evocaban la idea exacta que quería transmitir, o no encontraba la palabra o rima adecuados. Y eso la frustraba. Creo que nunca supo que ella misma era el más bello de los poemas jamás inventado.

    Recuerdo que por las noches, en verano, acostumbraba a bañarse desnuda en el río, y las estrellas envolvían su piel con la ternura de un beso. Yo, oculto tras unos robles. la observaba en silencio, pero no como un vulgar mirón, sino con el deleite de quien contempla a su musa.

    Por desgracia, un día las estrellas que la arropaban con su luz, decidieron llevársela de regreso a su mundo celeste. Desde entonces soy yo quien busca en vano cómo devolverla a la vida en cada uno de los versos que escribo.

  9. Otro viaje
    Desde la ventana de mi dormitorio podía ver la Super Luna , el calor era agobiante , cerré los ojos y todo comenzó a girar. de una manera vertiginosa , a gran velocidad. . Luces Y destellos parecían estallar dentro de mi cabeza , me aferre a la cama, hasta que no pude mas , salí expulsada y pense que iba a estrellarme contra algo , los ojos me dolían pero no podía dejar de mirar , de repente todo se calmo y ahí estaba , en la Luna . trate de ver mi cama, mi dormitorio, mi casa, la tierra . Pero esta vez este viaje astral , me llevo muy lejos.

  10. VIAJE ASTRAL

    En el lector de CD suena una música relajante new age. Un ligero olor a sándalo inunda la sala. Los alumnos, tumbados en sus esterillas escuchan con atención las indicaciones del profesor: «Tus piernas pesan, pesan cada vez más, notas cómo se hunden en el suelo…tus brazos pesan, pesan…poco a poco vas notando cómo tu cuerpo entero se va hundiendo, más…y más…».
    Se acaba la sesión de yoga y todos los participantes se levantan despacio, todos no, Chloé sigue pegada a la colchoneta.
    —Otra vez se nos ha ido a las estrellas —exclama el monitor, acercándose a ella

  11. ESPEJISMO

    Te desnudas de tus infiernos antes de sumergirte en un baño de estrellas. Cierras los ojos mientras inspiras el aroma de luna que inunda el infinito que te rodea. Espumas el silencio que salpica tu piel de recuerdos. Intentas despojarte de todo lo que te aplasta el pecho. Sabes que es un lastre que has de soltar para que no duela.

    Cuando lo consigues, te sientes etérea. Eres una constelación que titila en el universo. No sientes frío, ni miedo a la oscuridad desde que flotas a la deriva en medio de ese firmamento que se espeja en el mar.

  12. Oscuridad

    Mi cuerpo se mece
    Bajo un manto de estrellas
    He perdido el norte
    Y ya no sé dónde me encuentro
    Extraviada en el cosmos
    Me hago las grandes preguntas
    Esas que jamás tuvieron respuesta
    Evitando pensar en mis verdaderas inquietudes
    En mis problemas presentes
    Mi cuerpo se hunde
    En el vasto océano
    Y las pesadillas vuelven a emerger
    Los monstruos que pensé que había matado
    Surgen de las profundidades
    Más fuertes que nunca
    La batalla nunca había acabado.

  13. VACÍO

    Desde que él se marchó, todo es ausencia. Un desierto anegado por la soledad y el silencio. Mis manos han perdido la imaginación para trazar caricias. Mi mirada se ha apagado sin la luz de su sonrisa. Soy incapaz de surcar el mar del amor. Aquel que navegábamos en la madrugada. Donde nos encontraba el amanecer fundidos en una sola piel. Ya no escucho la música que hacía bailar nuestros labios al ritmo de nuestros besos.

    Solo pienso en llenar este vacío lanzándome al infinito para estar eternamente con él.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s