Viernes creativo: escribe una historia

No sé si sabéis (si no, es necesario), que Fernando Vicente Galve, padre de este blog, y yo tenemos un podcast literario que pronto va a cumplir un año. Se llama Cierra el libro al salir.

https://www.cierraellibroalsalir.com/

En el episodio 11, el último que hemos hecho, se nos ocurrió una idea estupenda y complicada para escribir una historia, podéis escucharlo a partir del minuto 15.

Aquí va la idea: se trata de que escribáis una historia triste utilizando palabras alegres o una historia alegre utilizando palabras tristes. Elegid la versión que queráis.

Para ayudaros en la tarea os dejo dos imágenes de Ibai Acevedo, fotógrafo con el que nos hemos inspirado ya otras veces (utilizadlas solo si queréis, si no, elegid otra imagen o ninguna). ¡¡Suerte!!

ibai acevedo _ cuidado-con-los-cactus

Ibai Acevedo_tener-sin-temer-perder-3

Te invito a que nos cuentes tu historia, aquí, en tú blog, en instagram, facebook, twitter, dónde quieras, lo importante es escribir.

 

 

6 pensamientos en “Viernes creativo: escribe una historia

  1. ¿Experiencia feliz?
    Gruesas lágrimas, en un rostro inexpresivo, acostumbrado a soportar miradas curiosas. Una vez más, el señor Tristeza dejó brotar la emoción de sus ojos pintarrajeados. No era para menos: el alioli formaba un círculo blanco alrededor de su boca, grasiento y desagradable, tras la ingesta de la patata brava y caliente de aquella taberna madrileña, y le confería un aspecto tan sorprendente, tan asqueroso, que se le desencadenó una convulsiva y loca risa. Incontrolable y espasmódica.
    ¿Querrá retornar a aquel lugar?

  2. LA REALIDAD Y SUS ARISTAS
    Dasha pasaba las horas imaginando una vida repleta de colores. Sobre su pequeño catre, una vez dormida, seguía soñando con una realidad colorida. Cuando dormía sus labios se agrandaban en una preciosa sonrisa.

    Durante su sueño favorito, la pequeña era una bailarina famosa que viajaba por todo el mundo, mientras sus pies y brazos trazaban líneas de colores en cada nuevo gesto. Su cuerpo esbelto, ágil y flexible trazaba figuras de baile al ritmo de la música, y el público suspiraba encantado ante tanta belleza. El silencio solo se rompía por los aplausos.

    Al amanecer los gritos, golpes y sollozos de las estancias contiguas la devolvían a la realidad: Dasha solo era una más entre un millón de esas niñas secuestradas para la trata de blancas.

  3. El desaguisado

    Su rostro pálido mostraba una expresión exultante, como de haber encontrado la paz y la esperanza, algo de lo que careció en esta vida, a la que se había aferrado con poco entusiasmo, aunque lograse el éxito en las Olimpiadas de México de octubre del 68, siendo el primer boxeador mexicano que ganó una medalla de oro y que ahora, en tales circunstancias, su viuda, cumpliendo con su último deseo, se la había prendido en la solapa de su elegante traje azul marino de Givenchy.
    Antes de pasar el féretro a la sala del velatorio y con objeto de disimular aquella lividez y blancura del rostro, el maquillador utilizó sus productos de maquillaje exagerando el rosado de los pómulos, que parecían más bien dos bofetadas de alegría en su cara. También el color del lápiz labial utilizado, le daba cierta apariencia femenina, lo que a su viuda le molestó bastante, por lo que trató de borrárselo, lo cual fue todo un error, pues terminó por embadurnarle la barbilla y el mostacho con su pañuelo pringado de carmín. Ante semejante desastre y comprobando el grotesco semblante que mostraba el difunto, decidió taparle la boca con un gran crisantemo, que arrancó de una corona de flores, que alguien había pisado por descuido.
    Luego en el velatorio, las dos hermanas del finado, como dos alegres bailarinas o dos gotas de agua, nada más mirar al fallecido se dirigieron corriendo a la vez para quitarle la flor y al descubrir el «desaguisado» pegaron tal grito, que los asistentes creyeron que el difunto había resucitado, por lo que se armó tal alboroto que salieron todos disparados de la habitación, mientras la viuda no paraba de soltar improperios al cadáver de su marido, acusándole de saboteador, despreciable y guasón, hasta el último día de su vida.

  4. Pronuncia mi nombre
    – ¡Cierra la tapa al salir! –me ordenó el libro con voz de mezzosoprano que brotaba entre sus exangües labios de papel cuando lo dejé sobre el escritorio, tras un incómodo silenció continuó con su narración -, hoy es nuestro último día juntos y no llores más por mí cuando me devuelvas a la biblioteca, ya sabías que solo estaría contigo quince días. Reconozco que mi historia discurre entre espinosas alambradas y muros luctuosos y además entre mis hojas ni siguiera tengo fotografías en blanco y negro. ¡Ah!, y una cosa más, no olvides GRITAR mi nombre de vez en cuando: “La vida es bella”.
    j. mariano seral

  5. Bipolar

    A veces me siento sola
    perdida
    sin saber qué hacer.
    La tristeza se apodera de mí ser
    y me envuelve la congoja
    que me paraliza
    y me aterra
    por doquier.
    A veces me siento feliz
    pletórica
    sabiendo que me puedo comer el día,
    la tarde
    y la noche.
    La alegría penetra mi esencia
    y me cubre el bienestar
    que me empuja
    a vivir la vida.
    A veces estoy confusa
    deprimida
    contenta…
    saltando de un estado a otro
    intentando comprender
    las complejidades que me conforman.

    https://invisiblevoyeur.blogspot.com/2019/11/bipolar.html

  6. Incomprendido

    Aterra a los niños
    con sus globos de colores
    mientras llora a borbotones
    esperando una sonrisa cómplice.
    Tiene la cara llena de maquillaje corrido
    mientras escucha los alaridos
    de aquellas que se espantan
    con su presencia en las calles.
    La magia de la interpretación
    la performance más bizarra
    no está bien vista en la sociedad de la etiqueta.
    Lo probó todo
    y nunca nada estuvo a la altura
    de los espectadores quisquillosos
    que le robaron las musas
    y las ganas de crear arte.

    https://invisiblevoyeur.blogspot.com/2019/11/arte.html?fbclid=IwAR1uaH5GaX2uYNYaz8DQNCQFLh7k67uFatg6vWDsOXpDU5kZiORPUoUTDtw

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s