Viernes creativo: escribe una historia

Hoy os traigo esta imagen tan sugerente de Kevin Corrado para que contéis su historia, la vuestra o lo que queráis.

kevin-corrado-09

Kevin Corrado

Te invito a dejar tu historia en un comentario en esta entrada, en facebook, en google+, en twitter, en tu blog o donde quieras, el asunto es escribir.

 

Anuncios

15 pensamientos en “Viernes creativo: escribe una historia

  1. Me adentré en el bosque para verme mejor en el espejo de la naturaleza, para mostrarme tal y como soy. Y mi imagen se partió en dos y se quebró mi esperanza de reencontrarme. El demiurgo había hecho su trabajo, no cabe duda, por más que me quisiera negar a admitirlo. ¿Desde cuando estoy desmembrado? ¿Desde que ella me dejó? No, su influjo no era tan poderoso… ¿Acaso influyó que me echasen del trabajo y comenzase a vagar por la senda del desconcierto? Tal vez…
    Quisiera recomponerme, pero no va a ser posible. Seguiré siendo la mitad de lo era, hasta convertirme en hojarasca seca y pisoteada, como esta.

  2. Los medio hombres

    Quién no conoce a los medio hombres, esos seres que caminan muy rápido sin saber a dónde van, que piensan todo el tiempo, quietos en sus sofás de piel, sin llevar a cabo ninguna de sus ideas. Quién no los ha visto hacer y deshacer, esconderse y darse a conocer, arreglar y romper, desnudarse y vestirse. Quién no ha querido gritarles, muévete, para, haz algo, no lo hagas, frente al espejo de su habitación. Quien no espera que de una vez se vayan, que se queden.

  3. Cómo explicar?
    Mis dos mitades, mis piernas caminantes y su cansancio.
    Mi torso que busca la tierra y su reflejo.
    La cabeza llena de hojas rozándose hacen ese murmullo.
    Me permito morir de a partes, de a poco.
    Dentro… Nace la metáfora de la verdad. Cómo explicar que el cuerpo y su materia, no son más que alimento de otros seres con otra materia y así sucesivamente…
    Y el espíritu? Busca acaso la ley de gravedad para acurrucarse en el suelo y descansar?
    Mis dos mitades, mis cuartos, mis tercios disasociados, independientes necesitan unirse… ésto me urge! Quizás me encuentre en un espejo donde también se refleje el peso de la mirada, los ojos y atrás mi alma.

  4. ° Lienzo humano.°
    °°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

    Intentando transgredir la barrera de lo infranqueable, pasando de lo irreal e idílico a lo más mundano y solitario, llegó, encarnado en su imagen humana que el artista había plasmado mucho tiempo antes en un par de lienzos de lino viejo enmarcados en madera fina de álamo. Tenía que salir de ése universo de color que lo mantenía cautivo de las miradas fugaces que rara vez lo habían observado, y lo hizo; notó por primera vez el fluir de aire fresco en su cara al asomar a lo real, y vio ése lúgubre bosque donde arrojaron esos lienzos que a él lo contenían; siguió saliendo y el dolor que sentía en su piel hecha hombre poco a poco era horrible solamente consolado por su pronta realidad que él deseaba, apoyó sus codos en la tierra seca y recibió entonces la virtud de ver, giró la cabeza,
    —- ya me queda poco !
    decía entre lloros de lágrimas grises,
    y siguió forzando apoyando sus manos que rasgaban la tierra, y al abrir sus ojos miró hacia su lado viendo que sus piernas eran de otro cuadro. En último esfuerzo quedó consternado pues todo lo hecho no le ha liberado,
    así acabó todo lo que ilusionado había enpezado, y se quedó yerto llorando en el suelo como lienzo humano.

    © Juan José Tarrasó. Abril 2018.

  5. Ilusionismo, por Luciano Doti

    Él pensaba que esos números de magia donde un asistente, por lo general mujer, se parte al medio eran simple ilusionismo. Así se lo enseñaron de niño, y lo que se aprende de niño queda grabado para siempre. Pese a ello, empezó a leer sobre magia, fuerzas naturales y esas cosas.
    Cierto día, se vio a sí mismo partido al medio. Había dos marcos de cuadro vacíos; desde cada uno de ellos asomaba una de sus mitades, sobre hojas secas, rodeado de árboles. Por lo tanto, se hallaba en un bosque mágico, con fuerzas naturales.
    Reflexiono acerca de estar viéndose en esa situación y se percató de que era imposible el punto de vista de verse a sí mismo. Entonces, todo era sueño e ilusión.

  6. Anhelos o trampas

    “Cruza a través del espejo, llegarás a ese lugar ansiado al que quieres llegar”, rezaba la etiqueta que colgaba del marco del espejo. Lo más curioso era, que no me resultaba extraño que el espejo estuviera allí, en medio del bosque; lo que llamaba mi atención era el marco de madera, no por su belleza inexistente o su posible valor, más bien era su aspecto desvencijado, desentonaba con el interior del marco. El espejo se veía nuevo, reluciente. Por qué era eso lo que me tenía perplejo y no el propio objeto en un lugar que no le correspondía. Alargué la mano y lo rocé con los dedos, ella apareció en el reflejo, me llamaba, estaba llorando. Salté dentro y ella salió corriendo.

    Corrí tras ella, hasta que paró de repente, se giró y con los ojos llenos de lágrimas me dijo: adiós.

    Cayó al vacío.

    De pronto estábamos en nuestro piso. Los demonios la obligaron decía la carta que entregué a la policía. Reviví el dolor. Traté de salir del espejo, pero no encontré la salida. Ella apareció de nuevo y me empujó para salir, yo intenté sujetarla. Matar los demonios, abrazarla. De haberlo sabido, jamás hubiera abierto las ventanas. Ni hubiera ignorado las alarmas.

    Conseguí salir a medias, roto, sin alma. Los demonios pudieron con ella y conmigo, al empujarla.

  7. Sueño recurrente
    Todas las madrugadas, alrededor de las dos y media, despierto. Rodeado de sombras que la habitación me proporciona, perfiladas por un simple y tenue rayo de luz de la farola de la esquina. Estoy sudando. La almohada es un puro charco de agua. Inmediatamente, al abrir los ojos, recuerdo lo que he estado soñando. La imagen aún permanece en mi retina. Está impresa en mi memoria aún dormida.
    Estoy en un bosque intentando entrar en un lugar que es prodigioso. Busco una puerta dimensional donde encontrarme con otro yo que me ayude a soportar el asco mundo en el que vivo. Intento encontrar solución a tantos problemas que, aunque no sean míos, me afectan. Entonces encuentro ese “agujero de gusano” del que hablan los entendidos en esta materia, y mi cuerpo entra por una puerta dimensional para salir por otra a escasos metros. Para reencontrarme con los mismos problemas.
    Después de dar muchas vueltas, no sé si mi cuerpo, el que entra, es el mismo que sale por la otra puerta. O si al igual que yo huyo, por la puerta que atisbo a ver, sale otro Yo que también huye con idénticos problemas a los míos. Esta sensación de bucle me produce tal desasosiego, que empiezo a ventilar y mi corazón se acelera de manera tal, que me despierta entre convulsiones, espasmos y sudores.
    Un buen amigo me dijo que vigilara mis cenas. Que tras las hamburguesas, los perritos calientes y los cornetes de chocolate, en vez de acostarme a los cinco minutos, convendría dejar al menos un par de horas antes de ir a la cama. Pero de verdad, no sé qué tendrán que ver mis copiosas cenas con este sueño recurrente.

  8. FIDEL

    Hago honor a mi nombre en lo que respecta a mí mismo. A ellas es imposible. Las dos son polos opuestos que hacen de mí un ser entero cuando, por dividirme tanto, ya no sé ni quién soy.

  9. Desde que el bisoño de Criss Angel, fue despedido por un error a un espectador que colaboró para el acto de magia, el de la caja donde se corta un cuerpo con una sierra, optó por tomar el bosque como sala de exhibición.

    ¡Y le ha ido mejor!, la concurrencia no cesa de llegar, sobre todo para ver como el mago sigue preservando esas dos mitades tan vivas, aún al pasar los años.

    Lo que no saben es que su antiguo oficio era el de embalsamador.

    @Yoli L.
    .•:::•
    ..-*-..(¯`•´¯).-*-..
    `•…•..`•.¸.•´.•…•´

  10. IMPACTO

    Esas cosas siempre las observé a través del televisor. Normalmente, a la hora de comer o cenar. Entre bocado y bocado, veía aquellos cuerpos desmembrados, aquellos muertos acompañándome a los postres. En ocasiones, me escandalizaba y cambiaba de canal, no se me fuese a cortar la digestión.
    Creía que solo les ocurría a los demás. Por eso, aquella mañana, mientras me vestía frente al espejo, al escuchar aquel silbido pensé que era un sonido de la radio y le bajé el volumen. Pero cada vez se oía más fuerte, más cerca. De repente, se apagó, unos segundos de silencio y… la explosión.

  11. ATRAPADO

    Desde que ella se fue, intento encontrar una salida para escapar de su ausencia y de esta soledad que me ahoga. Lo he intentado todo, pero sin éxito. Cuando fracaso, aún me hundo más en la tristeza. Duele tanto que me vuelvo muy melancólico. En mi corazón llueve silencio, siempre es otoño y mi alma tiembla, vacía. Permanezco encerrado en este laberinto, donde cada posible vía de escape me devuelve al punto de partida.

    Nunca me daré por vencido. Seguiré gritando hasta que alguien me escuche. Necesito que sepan que estoy aquí, atrapado dentro de mi cuerpo, que sigo vivo.

  12. RECICLAJE
    Cuando a un suicida le falta convicción, se produce lo que suicídicamente hablando se denomina “Error 404”. Mientras su busto yace en el suelo, sus piernas aún están tomando impulso para arrojarse al vacío atravesando una ventana. En breve Igor se levantará del suelo, se sacudirá el polvo, se hará un injerto con el cuerpo de un caballo y buscará trabajo como “Hombre Centauro” en algún circo ambulante. En cuanto a las piernas, están destinadas a pudrirse entre la hojarasca del bosque: dos piernas, por sí solas , no van a ninguna parte.

  13. La arboleda perdida
    Talaron los árboles más hermosos, los más fuertes, los de mayor edad, los que guardaban la historia de aquel bosque en su memoria. Los arrastraron con bueyes hasta el río para que corrieran cauce abajo, hasta la serrería. Hicieron con ellos vigas maestras, muebles rústicos, traviesas para el ferrocarril, juguetes y marionetas de madera, marcos para cuadros.
    Lloraron lágrimas de añoranza y de resina. Sintieron el peso del otoño en sus raíces. Como bailarines cercenados a quienes dolieran los pies en su danzar perpetuo. Como actores de lo absurdo que hubieran perdido la cabeza.

  14. Domingo de resurrección.

    Antaño los marcos con que encuadrar las caras amadas se elegían con esmero. Ahora, la cara amada es la nuestra y el marco se lleva a cuestas, delante y al lado de la cámara, en la parte trasera y frontal de cada móvil.
    La gran ventaja de la Era Digital ha sido sin duda la posibilidad que se nos ha brindado de inmortalizar la constante sucesión de acontecimientos felices y la de compartirlos, además, a tiempo real. Con la inigualable ventaja de que, de tanto practicar, de tanto apuntar y disparar, la belleza se vuelve innata y el cuerpo se retuerce atleticamente desgarrándose en la intrínseca naturalidad de los likes. Sin olvidar, claro, el significativo aumento de la capacidad psicomotricidad de los dedos índice y pulgar y la mejora indiscutible de la puntería.

    De tanto golpear la diana nos hemos borrado las caras, pero la mejor cosa del mundo sigue siendo la de, los domingos por la mañana, de entre las presuntuosas brumas de una implacable resaca social, auscultar los marcos de las viejas fotografías con la mirada vuelta hacia la decoración de interior.

  15. FATALIDAD

    Aquel joven de amplia sonrisa y porte marcial, tan distinguido como envidiable, había partido rumbo a aquella tierra de las oportunidades para iniciar una nueva vida que le ayudase a labrarse un futuro. No obstante, pese a sus desvelos por centrarse en su trabajo de contable tan escrupuloso a la hora de registrar datos fiables y precisos, no tuvo en cuenta la fatal crisis económica que a los pocos meses asoló la empresa para la que estaba trabajando.
    Dicho importante revés en su trayectoria vital rasgó cruelmente sus entrañas como si cientos de cuchillas acabasen por cercenarle como un árbol tendido en medio de un bosque y víctima de ese destino oscuro o de esa decisión equivocada que lo había conducido a su propio “corredor de la muerte”.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s